Un esguince es una lesión de los ligamentos que se encuentran alrededor de una articulación. Los ligamentos son fibras fuertes y flexibles que sostienen los huesos. Cuando estos se estiran demasiado o presentan ruptura, la articulación duele y se inflama.

Causas

Los esguinces son causados cuando una articulación es forzada a moverse en una posición antinatural. Por ejemplo, la “torcedura” de un tobillo ocasiona esguince en los ligamentos que se encuentran alrededor de éste.

Síntomas

Los síntomas de un esguince incluyen:

  • Dolor articular o dolor muscular
  • Hinchazón
  • Rigidez articular
  • Cambio de color de la piel, especialmente hematomas

Primeros auxilios

Los pasos para la aplicación de primeros auxilios incluyen:

  • Aplique hielo inmediatamente para reducir la inflamación. Envuelva el hielo en un pedazo de tela y no lo aplique directamente sobre la piel.
  • Envuelva firmemente un vendaje alrededor de la zona afectada, pero no apretado, para limitar el movimiento. Use una férula (tablilla) si es necesario.
  • Mantenga elevada la articulación inflamada por encima del nivel del corazón, incluso mientras duerme.
  • Descanse la articulación afectada por varios días.
  • Evite poner peso sobre la articulación ya que puede empeorar la lesión. Un cabestrillo para el brazo, o muletas o un aparato ortopédico para la pierna pueden proteger la lesión.

El ácido acetilsalicílico (aspirin), el ibuprofeno y otros medicamentos para el dolor pueden ayudar; sin embargo, NO le dé ácido acetilsalicílico a los niños.

Quite la presión de la zona afectada hasta que el dolor desaparezca. La mayoría de las veces, un esguince leve sanará en 7 a 10 días. Pueden pasar varias semanas para que el dolor desaparezca después de un esguince grave. Su proveedor de atención médica puede recomendar el uso de muletas. La fisioterapia puede ayudar a recuperar el movimiento y la fuerza de la zona lesionada.